Google+

 

 

 

Trabajamos desde el año 1995, conservando, restaurando y promoviendo el uso sustentable de los recursos naturales en México.

Restauración de humedales

Generadores de vitales servicios ambientales, los humedales en México han sido paulatinamente destruidos o alterados en pro del “desarrollo” y por ser considerados erróneamente como ambientes insalubres.

Por ello, a partir del año 2000, en Espacios Naturales pusimos en marcha una serie de proyectos, pioneros en nuestro país, para la restauración de humedales a lo largo del Golfo de México, gracias a los cuales hemos logrado restablecer su flujo hidrobiológico natural y recuperar la productividad primaria de cada zona.

México es uno de los países con mayor número de humedales en el mundo, por lo que la degradación de estos ecosistemas ha traído consecuencias devastadoras para poblaciones enteras. Éstas van desde inundaciones y mayor efecto de los huracanes, hasta decremento de la productividad pesquera, perdida de playas, contaminación de ríos y lagunas, entre otros.

Ante esto, en colaboración con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, y el apoyo de Petróleos Mexicanos y el Consejo Norteamericano para la Conservación de Humedales, trabajamos en conjunto con las comunidades locales promoviendo el compromiso de todos por la conservación de estos ecosistemas que tantos beneficios nos otorgan.

Hoy nuestro objetivo es ampliar el número de hectáreas restauradas en el Golfo de México y extender nuestro campo de acción al Pacífico mexicano en un futuro próximo.

 

Logros

Recuperamos 5,000 hectáreas de humedales en la península de Atasta, en el estado de Campeche, mediante la restauración de 6.4 kilómetros de flujos interlagunares dentro del Área de Protección de Flora y Fauna Laguna de Términos. Así mismo, reforestamos 6 hectáreas de ribera y logramos la recuperación de la actividad pesquera, particularmente de jaiba.

En Pantanos de Centla, estado de Tabasco, restauramos el sistema fluvio lagunar San Isidro, lo que permitió recuperar una importante zona de producción pesquera y refugio para aves migratorias

Mediante la construcción de obras de retención y direccionamiento de agua en el delta del Bravo, estado de Tamaulipas, restauramos 1,000 hectáreas de humedales en la zona de las lagunas Jasso y Saltillo y 3,000 hectáreas en la zona de la laguna Mar Negro. Esto permitió la recuperación de la actividad pesquera, y que el agua que llega a la Laguna Madre sea de mejor calidad en beneficio de las plantas y animales que en ella habitan.

En el delta del río Tamesí, estado de Tamaulipas, rehabilitamos el sistema lacustre a partir del dragado de canales, lo que permitió restablecer la lámina horizontal de agua, reducir la cubierta de lirio y favorecer la transparencia y calidad del agua. Además, construimos islotes y bordos para establecer sitios arbolados que enriquecerán la estructura de la vegetación nativa y ayudarán a recuperar su función como refugio de fauna diversa.

Restauración forestal